top of page

DelOeste Art. y Sociedad de Escritores de la Provincia (SEP) Filial Chivilcoy

Convocó a la Lic., Escritora y Fotógrafa Patricia Edith Graziadei a realizar la reseña del libro "Arechuques" María Laura Coppié - Edit. El Mono Armado.


La autora nos va pautando un recorrido sorprendente por distintos lugares, y no lugares, y nos cautiva con un léxico particular para poetizar el amor, los augurios, la ternura, la ilusión, la nostalgia, los rezos, los amores que no, el dolor. Utiliza palabras coreanas, japonesas, de Nueva Guinea, y las resignifca :Won, Namai, Aware, y distintas imágenes que nos invitan a frecuentar distintos ámbitos, a incursionar en lugares y vivenciar lo expresado por ella.

Introducirnos en “Arechuques” es sentirnos atrapados, seducidos, hechizados por la lectura sin poder dejarla. Y al finalizar, volver a empezar para “masticar” cada verso y disfrutarlo, para “leer entre líneas”, entre luces y sombras.

Es un libro con imágenes muy ricas que se adentran en la intimidad, en detalles sutiles insondables, en pequeñas ceremonias que sobreviven a batallas y expectativas. Desnuda y ventila emociones y sentimientos: “..esconderé mi reloj para que siempre sea esa hora en la que hubo un nosotros y fuimos cursis y felices”,… “se me enjazminan las manos”, “…desnuda de memorias…”, “me visto de viernes y hago el amor”, “los martes salvajes”, “el sótano lleno de golondrinas”.., … “el mar que nos debemos..”, “….las buenas amantes/jamás usan purpurina”, entre otras, tan bellas como éstas.

El remate, con la “…pobre muñequita vudú que se fabricó de mí…”, es maravilloso. Expresiones como: “siento los alfileres atravesándome”, “…acupunturea la frente entera”…”me baño en vinagre”…”muñequita de mí, viene con costura reforzada”, :”…llueve la soledad..”, “”Yo, la que escribe para salvarse”…. Revela que “sin embargo sigue amaneciendo. Pero todo duele…”.

Se empodera y hace surgir la belleza del dolor :“...Me quedo y soy tu alfajor de madrugada…”, “Sólo quiero un cuchillo bien afilado”.., “Me convierto en la mujer que para el viento”…., “…Me abrigo de tilos…”, “Ayer estaba mustia /y hoy arrastro una furia incendiaria”,…”el corazón me late con fuerza, en la garganta y entre los dedos…” “…Hasta saberme verano y por fin sentirme esperada…”

Malala pone en voz alta su mundo interno. Con su exquisito decir traspasa las fibras más íntimas del lector y las fronteras de las pasiones para hacerlo degustar y disfrutar sabores y texturas de la cotidianeidad, de tanto morder dolor.


¡Viva las arechuques!


Lic. Patricia Edith Graziadei

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page