top of page

“La gran problemática es la falta de pago y la segunda complicación consiste en el maltrato laboral”

El delegado zonal de la filial del Sindicato de la Sanidad de Quilmes, Juan Argnani, y la realidad por la que atraviesan los empleados del sector que se desempeñan en las clínicas privadas con dos reclamos puntuales: la falta de pago y maltrato laboral.

Entrevistado por Radio del Centro, Argnani manifestó en señaló: “La gente de salud está en la primera línea de esta pandemia, somos el gremio más afectado en cuanto a contagios y muertos también, personas que hace mucho tiempo no se toman vacaciones, no descansan y por tal motivo, pedimos la concientización de la gente, se sigan cuidando por el agotamiento existente en todo el personal”.

“Si bien el estado invirtió en aparotología, la parte humana no se puede comprar y la gente está realmente cansada”, agregó.

Asimismo, espetó: “En la zona que a mí respecta, la situación es complicada, manejable pero complicada. En el AMBA el panorama es muy complejo con un 95 por ciento de ocupación de camas y la gente se encuentra saturada”.

“Es muy importante lo realizado con la vacunación en Chivilcoy porque se dio prioridad a todo el personal de salud y en un 98 por ciento con las dos dosis aplicadas”, resaltó, y acotó: “En otras ciudades no ocurrió, en Quilmes el personal de salud continúa esperando la segunda dosis, igualmente que algunos en Bragado”.

“Las mucamas tienen la gran mayoría la segunda dosis aplicada en Chivilcoy. En enfermería, las dos dosis completas”, precisó.

Acto seguido, subrayó: “Hay varios factores por aquellos que los afiliados se acercan al Sindicato pero la gran problemática es la falta de pago y la segunda complicación consiste en el maltrato laboral, en el abuso teniendo que bancarse muchas cosas los trabajadores porque si se van no tienen otro lugar donde emplearse. Lamentablemente en algunos sectores, los coordinadores o jefes no entienden la situación de los empleados abusando de su poder”.

“El trabajador reclama la falta de pagos del sueldo, no los está percibiendo. Tenemos al Sanatorio Chivilcoy que al día de hoy pagó el 50 por ciento de marzo recién, mientras que, I.M.O. todavía no entregó un peso correspondiente al sueldo de abril, es complicada realmente la situación”, enfatizó el dirigente.

E indicó: “Hay que tener en cuenta que muchas de las trabajadoras son sostén de hogar y tienen que salir a buscar otro trabajo sí o sí teniendo la suerte que puedan conseguirlo, caso contrario, no tienen posibilidades de mantenerse”.

“El 26 de octubre pasado hubo una retención de tareas en el Sanatorio Chivilcoy donde el personal reclamaba un atraso importante, ahora ese atraso está volviendo a producirse, estamos tratando de negociar y encontrar la forma de paliar tal situación. De seguir así, tendremos un desenlace similar al de octubre de 2020”, advirtió Argnani.

En tal sentido, apuntó: “El Sanatorio ya viene con problemas desde hace bastante tiempo pero se profundizaron en la última gestión cuyo último dueño parece no tener como prioridad a los trabajadores y no entiende que funciona por el trabajo del personal, caso contrario, no funcionaría, pero es aquello que menos tienen en cuenta”.

“Entendemos que la situación para la salud privada es difícil en la provincia de Buenos Aires, pero recibieron una ayuda muy importante del estado a través de los ATP durante todo el año anterior y ahora a través del Re.Pro. donde aportan $ 18 mil por trabajador”, expresó, y afirmó: “Lo único que están reclamando los trabajadores es que les paguen el sueldo en tiempo y forma”.

“El convenio se cumplió, pero después empezó nuevamente el atraso. No queremos llegar a la retención de tareas porque es muy feo negarle la prestación a alguien pero la ciudadanía en ese momento entendió la situación, también los médicos y ofrecieron su colaboración más solidaridad con los trabajadores, llegándose a un acuerdo que después cumplieron pero hoy estamos en la misma situación que en 2020”, esgrimió.

“En las clínicas privadas la cantidad de trabajo bajó porque algunas personas con una operación programada, a raíz de la pandemia, prefirió estirarla un poco más adelante que el año anterior y se notó muchísimo”, puntualizó, y comparó: “En agosto – septiembre del año anterior el trabajo fue menor con respecto a 2019. Si bien, las clínicas están trabajando un poco más que en abril o mayo del año anterior no llegan al nivel de los años anteriores a la pandemia”.

“La demanda aumenta, los insumos se incrementaron cualquier cantidad, la ganancia de la clínica es menor y termina en un cuello de botella donde no pueden pagar el sueldo a la gente. Se está tratando de negociar y llegar al mejor acuerdo posible”, analizó.

Argnani veló porque “el personal cobre y se encuentre medianamente conforme con el trabajo realizado pero actualmente no es lo que sucede. La gente está muy mal y nos parece ingrato que resulten perjudicados en el cobro al ser personal de primera línea”.

“En un 80 por ciento la mayoría aceptó trabajar durante más horas y todavía en algunos casos no cobraron, teniendo que llegar a un acuerdo que le fueron dando francos para compensárselas”, consignó.

Por último, en cuanto a la atención de los afiliados comentó: “Tenemos convenio en internación con el Sanatorio Chivilcoy después algunos médicos clínicos y la parte de estudios está toda cubierta. No tenemos convenio con los cirujanos y si se necesita de una cirugía se interna, derivándose a otro lado para ser operado e incluso la atención el Hospital que factura a la obra social lo correspondiente”.



Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page