top of page

Luciano Bugallo: “Pedimos al gobernador para que decrete la emergencia agropecuaria por sequía”



A través de un proyecto presentado en las últimas horas, el legislador de la Coalición Cívica, Luciano Bugallo, con el respaldo del bloque de Juntos por el Cambio, exigió que la Provincia declare “la Emergencia o desastre agropecuario en todo el territorio provincial” y solicitó que “el Ministerio de Desarrollo Agrario adopte medidas especiales de apoyo a los productores perjudicados por la sequía”.

A pesar de las lluvias registradas en las últimas horas, más del 70% de la zona núcleo rural ha sido duramente afectada por la falta de precipitaciones, la bajante de ríos y la intensa ola de calor que asoló a la Provincia.

Éstas condiciones climáticas extremas golpearon fuertemente al campo, generando pérdidas irrecuperables y complicaciones en la cosecha, lo que disparó el reclamo de las entidades gremiales del campo.

A este respecto, entrevistamos en Radio del Centro al Diputado Provincial, Luciano Bugallo quien explica el por qué del pedido.

-¿Las precipitaciones de las últimas horas trajeron un alivio?

-Alivio para que baje un poco la temperatura, para que el césped del parque de la casa vuelva a estar un poco más verde pero lamentablemente para la producción la lluvia es tardía. Cuando se siembra hay distintas etapas del cultivo donde sí o sí se precisa de temperatura, humedad en el suelo, acompañe la lluvia. Uno de esos procesos es la germinación, el estado vegetativo de la planta es cuando empieza a crecer y a tomar volumen, después la etapa final que es el llenado de grano.

-¿No sirve que lleguen ahora las precipitaciones?

-Ya el daño es irreparable, estamos evaluando el alcance en algunos distritos del interior bonaerense pero la sequía golpeó mucho más por fuera de la provincia de Buenos Aires convirtiéndose en una problemática nacional.

Los daños deben estar por encima del 50 por ciento en los lugares donde menos golpeó y después del 70 u 80 por ciento e incluso en algunas ciudades la pérdida de la producción es total.

Será un año complicado no solamente en materia productiva sino también en el aspecto de recaudación porque gran parte de lo que recauda el estado proviene del sector productivo.

-¿Qué cobertura económica tiene la emergencia?

-En los últimos días nos llegaron noticias donde el Ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, pretendía ampliar el presupuesto para emergencia y llevarlo aproximadamente a $ 12.500 millones pero cuando se evalúa aquello que el campo produce nos damos cuenta que al final se terminan recibiendo migajas.

Solamente en materia de retenciones de soja los productores bonaerenses aportan a la Nación alrededor de 3.500 millones de dólares, que llevado a peso a valor oficial equivale a 350 mil millones de pesos y si se divide en los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires arroja una cifra en torno a los 2.500 o 3.000 millones de pesos por municipio solamente en retenciones de soja. Por lo tanto, entre 3 o 4 municipios bonaerenses aportan aquello que Nación destinará para la emergencia, es una ínfima parte de aquello que el campo produce.

Cuando llegan esta clase de situaciones, donde el campo es golpeado por una cuestión climática, realmente toma dimensión la importancia del sector agropecuario en nuestra economía porque el estado recaudará mucho menos y generará que sea un año complicado no únicamente para el sector sino para Nación y Provincia.

-¿Por qué el pedido?

-Hicimos el pedido al gobernador, amén de expresar nuestra preocupación, para que decrete en forma urgente la emergencia agropecuaria por sequía en todo el territorio bonaerense para empezar a acompañar a los productores que ya vienen golpeados.

Durante la emergencia, que abarca 180 días, no están involucrados los vencimientos de créditos y asimismo impositivos o ejecuciones judiciales. Es un período donde se espera que la situación pueda reacomodarse y brinda un respiro porque la recaudación del estado se suspende por ese plazo para de alguna manera poder aliviar a los productores.

Generalmente en estos casos, como en el período productivo tres meses es poco, terminan siendo prorrogadas las emergencias.

-¿En qué ayudaría que se decrete la emergencia?

-Está el acceso al crédito en tasas diferenciadas, mecanismos desde la parte financiera que van en línea para brindar un apoyo al sector productivo.

En ocasiones hasta se termina agradeciendo que brinden una pequeña parte de lo aportado y de hecho, hablando con algunos productores no quieren nada del estado más que se corra en relación a no querer subsidios, emergencias, ayuda de ninguna clase sino que le bajen las retenciones y poder disponer de los recursos que produce o contar con una parte mayor, pelear en igualdad de condiciones a otras empresas.

-¿A qué se refiere con igualdad de condiciones?

-El productor tiene una carga impositiva en torno al 70 u 80 por ciento, con aquello que deja el estado se tienen que pagar sueldos, alquileres, comprar insumos, arreglar la cosechadora, adquirir alguna maquinaria, agrandar un galpón, alquilar un campo, comprar semillas o fertilizantes, es injusto porque no se está peleando en igualdad de condiciones con respecto a otras empresas debido a que ya del valor quitan un 33 o 35 por ciento de soja, después el desdoblamiento de precios y en esta situaciones cuando el productor debe mendigar que le den un poco en realidad surge de lo mismo que ya se puso.

-¿La emergencia o menos retenciones?

-Son dos carriles absolutamente distintos porque de mantenerse el mismo nivel de presión impositiva cuando a un productor le va mal no le tiren un sándwich de mortadela. El volumen de pérdida en el sector productivo para quien invirtió en semillas de maíz, fertilizó, combustible para fertilizar, estuvo aplicando fitosanitarios al no poder cosechar u obtener un rinde del 50 por ciento ese productor queda prácticamente quebrado, sin asistencia crediticia a tasa normal no a 70 por ciento de intereses no se recupera y queda a cientos de miles de dólares atrás cuando podría actualmente tener un fondo anticíclico con sus ahorros.

Aunque está bien que en esta clase de situaciones se amplíe el presupuesto de emergencia porque hay que ejecutar hoy.

-¿El desdoblamiento de precios?

-Por un lado, si pudiera hacerse una reducción del nivel de presión impositiva, empezando por eliminar el desdoblamiento porque es increíble tener semejante cantidad de tipos de dólares dando vueltas en el país y el productor lo tiene a $ 60 o $ 70 cuando el oficial está a $ 100 y el dólar real está a $ 200. De cada $ 100 dólares que se producen no les llega ni siquiera los $ 200 o $ 100 del valor oficial sino muchísimo menos porque le descuentan un 30 por ciento de retenciones.

-¿La presión impositiva hace que suban los precios?

-Después nos preguntamos por qué la carne está cara y se paga el kilo de asado a $ 1000 o $ 1200 la mitad es la sumatoria de impuestos nacionales, provinciales y municipales. Cuando comprobamos todo el nivel de presión existente en la cadena productiva, termina pagando las consecuencias el consumidor.

No es solamente que el campo se queja sino que se queja toda la población porque la estamos pasando mal cuando concurrimos al supermercado y no alcanza el dinero.

No sirve de nada después que otorguen un plan social de $ 2 o $ 3 mil cuando la canasta básica aumenta $ 5 mil, hay que bajar los impuestos a los alimentos, controlar la inflación y no incrementar la asignación.

Son remiendos tras remiendos con decisiones paliativas con soluciones de subsistencias pero no de fondo. Hay que tomar dimensión que toda la sociedad está involucrada porque de tener una mala cosecha, el estado nacional recaudará menos dinero y es con el que después tiene que ir a pagar deudas, gastos corrientes, jubilaciones, subsidios, planes.





Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen
Buscar por tags
No hay tags aún.
bottom of page