Erbel De Pietro “Cuando empezamos a levantar el nivel y conformarnos como equipo, nos llegó la suspe

El alero de Los Indios de Moreno, Erbel De Pietro se refirió al abrupto final que tuvo el Torneo Federal de Basquetbol provocado por el aislamiento social, preventivo y obligatorio a causa de la emergencia sanitaria originada por el COVID-19.

Erbel De Pietro, goleador de su equipo en el Torneo Federal 2017-18 y Liga Argentina 2018-19 -ambos en Racing de Chivilcoy- y con un gran presente desde su arribo a Indios de Moreno en el Torneo Federal dialogó con La Campaña en la previa a tomarse un merecido descanso después de varias temporadas consecutivas de basquetbol.

Una culminación de torneo sorpresiva aunque con el correr de los días esperada, al menos para el alero.

En el inicio de la charla, De Pietro señaló: “Nunca me pasó y estimo que a ningún jugador de basquetbol actual le haya ocurrido de atravesar la suspensión de un campeonato cuando estaba recién llegándose a la mitad de la temporada”.

“Es bastante decepcionante porque estuvimos entrenando durante todo un año para lograr un objetivo y se termina la competencia sin que nadie nos sacara de ella, es bastante frustrante”, lamentó De Pietro.

-¿Esperabas qué se termine el torneo de esta forma?

-A medida que iban pasando las semanas y extendiéndose las cuarentenas, haciendo cálculos con las fechas ya me iba haciendo la idea que el torneo se suspendería porque no llegábamos con el tiempo y además iban a tener que modificar demasiado la estructura para que se termine, tampoco hubiese tenido demasiado sentido y hasta quizás injusto para algunos equipos.

-¿Qué pasará con la parte económica?

-Además de la cuestión de la salud y la deportiva hay que tener en cuenta también la parte económica al desconocer cuándo y cómo vamos a cobrar.

También se hace difícil poder trabajar como en mi caso cuya actividad alternativa es ser profesor de educación física y no puedo agarrar horas con la preocupación de dónde sacar recursos si el aislamiento se extiende mucho más.

De no comenzar el torneo en octubre de este año para quienes únicamente viven del básquet se les complicará mucho. Tenemos la incertidumbre de saber qué pasará y cuándo pasará esta situación porque de continuar algunas personas entrarán en crisis.

-¿El futuro de los clubes cómo lo vislumbrás?

-Considero que muchos clubes pueden llegar a bajarse de la competencia porque varios reciben subsidios del estado municipal o provincial y lógicamente que el dinero será destinado a atender otras prioridades como la salud dejando sin recursos a las instituciones.

-¿El entrenamiento personal?

-Hasta que la competencia no se suspendió de manera oficial, seguía entrenando con pelota y físico pero ahora me tomaré un tiempo para descansar debido a que falta mucho para pensar en un nuevo campeonato. Vengo con varios años seguido de no parar de jugar así que me tomaré algunas semanas para descansar, para olvidarme del básquet y salir un poco de la rutina así buscar otras manera de sobrellevar la situación.

-¿El recorrido Federal con Los Indios?

-Con el equipo sufrimos varios cambios durante la temporada porque nos costó adaptarnos. Tuvimos un buen inicio de campeonato pero luego pasamos por una crisis en identidad de juego a mitad del torneo perdiendo varios partidos de manera consecutiva que nos hizo bajar las expectativas.

Sin embargo, esas derrotas nos sirvieron para hacernos poner los pies sobre la tierra porque nos creímos más superiores en relación a lo que verdaderamente éramos. A partir de ese momento, comenzamos a hacer un proceso de adaptación acorde a nuestra realidad.

-¿Cómo fue ese proceso?

-Posteriormente tuvimos la baja de algunos jugadores del plantel, llegó Alejandro Pappalardi y su arribo nos hizo muy bien; empezamos a levantar el nivel y conformarnos como equipo pero nos llegó la suspensión del certamen.

Trabajamos mucho en la adaptación porque el plantel estaba integrado por jugadores que nunca habíamos sido compañeros con anterioridad. Fue un proceso de entender el estilo de cada uno, que nos demandó un tiempo, y cuando logramos acomodarnos un poco llegó Pappalardi que rápidamente se adaptó a nuestra identidad de juego y nos fortaleció un montón.

-¿Queda el interrogante en relación a para qué estaban?

-Nos queda la incertidumbre de saber qué habría pasado con este equipo ya conformado luego de pasar por varios procesos de adaptación al torneo y a los compañeros. No está bueno que el campeonato termine de esta manera, pero es la realidad que nos toca vivir.

-¿El rendimiento personal?

-En la faz ofensiva mantenía un promedio normal en relación a otros años, aunque al principio me sentía incomodo y si bien anotaba lo hacía con tiros muy forzados.

Sin embargo, pude acomodarme al equipo y necesidades del entrenador, es lo que más rescato el hecho de poder acoplarme a nuevos compañeros asimismo otros estilos de juego, son los nuevos desafíos que vamos asumiendo y además sirven para el crecimiento.

-¿Cómo es la División Metropolitana?

-La Metropolitana es bastante distinta a la Bonaerense porque hay muchas diferencias entre los equipos. Hay tres o cuatro equipos que se forman muy bien en la Metropolitana, pero el resto actúan con basquetbolistas del club que no son malos pero carecen de experiencia o sus objetivos no son los mismos en relación a los clubes que pretenden ir de punta.

-¿Tu regreso al Federal?

-Fue un volver a empezar y no puedo medir al Federal con la misma vara en relación a mi paso con Racing por la categoría teniendo en cuenta que en ese plantel todos los integrantes nos sentíamos muy cómodos.

No pasa por el torneo sino por los compañeros que te encontrás en un equipo y la química que se pueda generar con ellos.

No obstante, el torneo fue muy competitivo porque bajaron jugadores muy interesante de Liga Argentina al Federal.

-¿Cambia mucho estar en Liga y bajar al Federal?

-La modificación en el subir o bajar de categorías pasa por los roles y el equipo que puedo integrar. También pasa por no solamente adaptarse a la identidad del equipo propio sino a los rivales que enfrentamos y ante una mayor calidad en los adversarios, el juego se torna mucho más interesante.

Por otro lado, juego cada torneo de la misma manera con absoluta responsabilidad y seriedad porque me parece una falta de respeto absoluta subestimar a un rival. No es mi estilo ni forma de ser, jamás subestimaría a un oponente y siempre dando lo mejor de mí porque el equipo pone la confianza en aquello que se hacer, por eso intento no defraudar a mis compañeros asimismo el entrenador que me eligió.

No hay tags aún.
Buscar por tags

Contacto: